img_20161125_095639w

Cuando emprendes una ruta es difícil asimilar lo que significa recorrer una distancia de 390 km. Iniciamos a las 4:15 am del pasado 25 de noviembre, salimos con mucho frío de la Catedral de Toluca Estado de México, para rodar durante un día completo.

Durante el recorrido enfrentamos temperaturas que fueron desde los -2 °C en Toluca, hasta los 38 °C en Chilpancingo Guerrero.

img_20161125_040749wimg_20161125_040424w

 

El recorrido pone a prueba todas nuestras habilidades, nos encontramos con grandes descensos que son muy técnicos, del mismo modo nos toca montaña muy demandante y con calor extremo. La parte final del recorrido es muy irregular, tienes que ser paciente ya que son bajadas y subidas mejor conocidas como columpios.

 

 

 

Durante el camino, hay que controlar el cuerpo y no desesperarte. Se convierte en una lucha contra ti mismo. El cansancio, el frío o el calor pueden mermar tu ánimo si no estás bien preparado, física y mentalmente; pero eso no debe impedirte disfrutar del camino. Cuando logras vencer a tu mejor rival, a ti mismo, te das cuenta de que puedes empujar tus límites y de lo poderoso que es el cuerpo y la mente humana.

Al llegar a Acapulco encontramos el maxi tunel, cruzarlo con un calor sofocante y el esfuerzo de las pedaleadas anteriores es una experiencia única. Después de eso la costa. Una sensación de tranquilidad te rodea al saber que llegaste a tu destino.

img_20161127_090439w

Cuando llegamos a la meta, entendemos en verdad lo que significan esos 390 km de esfuerzo sostenido, para el ciclista principiante será un esfuerzo extenuante, para el experto un paso más hacia nuevas metas, pero para todos está siempre la satisfacción que se siente por los objetivos cumplidos. Además es grato compartir el camino, y la llegada, con otros 110 ciclistas, sudorosos y cansados, que confirman el entusiasmo por el ciclismo que hay en México.

Anuncios